noviembre 6, 2019

La hipoteca como garantía de un préstamo

Aunque suene extraño, tener una hipoteca puede ser nuestro mejor aliado a la hora de contratar un préstamo. Cierto es que llegar a ese escenario no suele ser un buen síntoma pero una ampliación de hipoteca puede ser la mejor manera de conseguir dinero en esas situaciones excepcionales.

Muchos creen que por el mero hecho de tener un hipoteca ya tienen el sambenito puesto que les va a impedir conseguir dinero rápido, de ahí que muchos opten por los créditos sencillos que tanto vemos anunciados en TV y que aplican unos intereses francamente abusivos.

Afortunadamente, una hipoteca es una garantía y su ampliación técnicamente se llama novación ya que en el fondo se trata de un cambio en las condiciones del préstamo.

La novación, para este objeto, puede ser difícil que la acepte el banco si la hipoteca es nueva pero en el caso de que ya llevemos unos cuantos años pagando puntualmente la cuota es una opción más que viable para salvarnos de algún apuro, eso si, entendiendo que el endeudarse teniendo una hipoteca siempre es la última de las opciones. Además de peligroso, sería absurdo ampliar tu hipoteca para pagarte unas vacaciones, de hecho pagar unas vacaciones mediante un crédito no suele ser una buena idea nunca.

Teniendo en cuenta los tipos de interés actuales, la novación es (económicamente hablando) la mejor opción para pedir un préstamo ya que en este momento nos saldría prácticamente gratis si lo comparamos con los intereses salvajes de las empresas de créditos rápidos, que muchas veces se sitúan cerca del 10% anual.

Tras la última reforma hipotecaria los bancos tienen que pagar todos los gastos lo que significa que en el fondo los acabarás pagando tu vía comisiones o incremento de los intereses, por tanto es algo que también hay que tener en cuenta ya que todo se acabará sumando al interés final que pagues.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *